Un paraiso para los mosqueros de todas clases, expertos y principiantes. 

Del Collón Cura se puede esperar no sólo cantidad sino también calidad de peces, tanto arcoiris como marrones.

Este fabuloso río discurre por la estepa patagónica, naciendo de la afluencia del Malleo al Aluminé y desembocando en el embalse Piedra del Aguila.

Tanto expertos pescadores como iniciados encontrarán siempre en sus aguas excelentes oportunidades para una pesca exitosa así como una infinidad de rincones y tipos de agua que lo hacen sumamente versátil, permitiendo realizar vadeo y flotadas.

A decir por boca de los pescadores deportivos, las arcoiris del Collón Cura resultan de las más peleadoras de las aguas patagónicas (opinión que resulta compartida también entre los guías), las que junto a las poderosas marrones, se muestran ávidas frente a streamers presentadas con línea de flote y sinking-tip, las que parecieran ser apenas más efectivas que las ninfas y moscas secas grandes.

Sumado a la excelente pesca, el valle de Collón Cura alberga una enorme variedad de aves y mamíferos, siendo muy probable el avistaje de los mismos, sobre todo en las primeras horas del día y al atardecer. Jabalíes europeos, guanacos, ciervos colorados y zorros, así como cóndores, cisnes de cuello negro, gran variedad de patos, flamencos australes e incluso algún que otro ñandú (choique), por mencionar algunos. Eventualmente, alguna huella de pumas se pueden agregar al muestrario.

El rio Collon Cura se ha posicionado como una verdadera "fábrica de salmónidos". Sucurso ancho y generoso, con abundantes afluentes de los rios más reconocidos de la región le otorgan un puesto privilegiado, ya que permite vadeo y flotada en una misma jornada de pesca.

Surcando un valle vasto, fruto de la erosión hídrico-eólica, buena parte de su recorrido ha desarrollado un denso bosque en galería de sauces, provocando un fuerte y bello contraste de verdes, azules y los cores de la vegetación herbácea seca del propio valle.

Su variado cauce, entre profundos pozones verde azulados, correderas, sectores encajonados, un laberinto de canales naturales y lagunas generan una variedad de ambientes excepcional para truchas arcoiris y marrones de tamaños regulares entre 18 y 25 pulgadas, pudiendo capturarse de mayor tamaño.

Como corolario de semejante escenario natural, este ancho valle ha permitido que la fauna prolifiere, siendo muy probable el avistaje de ciervos, jabalíes, guanacos, choiques (nuestro ñandú patagónico) y docenas de otras especies de aves y pequeños mamíferos. El bird watching encuentra aquí un sitio ideal durante todo el año, pero la mejor época, desde ya, será la primavera y el verano.

La Estancia Collon Cura brinda alojamiento en 4 haitaciones dobles adecuadamente equipadas y cuidadas. Su gastronomía es extraordinaria, casera y exquisita. Nano y Malu, sus anfitiones, están siempre a disposición de sus huéspedes brindándoles todas las atenciones y satisfaciendo las necesidades a su alcance.

Su emplazamiento en plena naturaleza hacen de sus atardeceres una exquisita experiencia. Safaris Outfitters SRL (la operación de pesca deportiva de los hermanos Ronnie & Gustavo Olsen), orgullosamente incluyen este alojamiento en su lista de establecimientos elegidos, en función de su calidad y calidez, en concordancia con la filosofía y perfil de servicios de la familia Olsen.

¿LISTO PARA LA ACCIÓN?

 +54 2972 421875     CONTÁCTENOS

RÍO MALLEO

PATAGONIA

LAGO TROMEN

PATAGONIA

COMPARTA